sábado, 3 de octubre de 2009

continuación ..."U HOMBRE DEMASIADO sexy"

Octubre 2 del 2009.



...y allí estaba ella, tocando el claxón...para ver salir a áquel hombre desconocido, a áquel hombre de quien ella no sabía ni de dónde era, o de qué era capáz...
Venciendo todos los convencionalismos de una cubano-americana, al enfrentarse con las costumbres y conflictos que tal vez podría tener con áquel hombre, cubano también, pero nacido y criado en esa Cuba de donde habían salido tantas historias contadas por al abuela y tantos hechos discutidos en la TV, un mundo que no era su mundo...
Y allí estaba el cubano, cortado, nervioso, con modales torpes y a la vez extremadamente respetuosos, diciendo:
-Hola! -con una sonrisa maravillosa, la más bella sonrisa que ella había visto en toda su vida.

Los ojos eran bellísimos y la sonrisa, todo un sueño...como para imaginarse después de hacer el amor mil veces, mecida entre las nubes, o con caricias de algodón...

-Hola -se oyo diciendo. _Entra al auto que quiero explicarte algo.

Anais, qué haces, le decía su subconsciente. Qué hago, se contestaba, no sé, pero si sé algo, lo que no puedo es dejarlo ir! Cállate Anais, cállate, quédate quieta, no seas tan tonta, cállate Anais, se decía a si misma y decidió no escuchar más a la voz de la cordura.
-Leandro, no? -dije tratando de lucir normal, jovial y segura. -estúpidamente segura, en una cuerda floja que por primera vez en toda mi vida me atrevía a caminar.
-Si, Leandaro Linares o LL como me dice la abuela -dijo sonriendo, y los ojos parecía decirme turbadoramente.. -Me gustas.
Ya en este momento me sentía fuera de mi domino, no sabía si arrancar el carro, chocarlo contra un árbol, echármele arriba, besarlo, gritar, llorar, habían dejado de estar claras todas las cosas en mi cabeza, y casi creo que estaba incapacitada hasta para sumar dos más dos.
-Bueno, LL, sabes?, suena muy bien. Te hice la carta de referencia, disculpa si tuve tanta demora.

-Oh!, esta bien, no te preocupes -dijo como chico bueno, y sus ojos recorrían mis piernas, muy cercas de él, tan cerca de él, que habían empezado a hablar un lenguaje especial.

Me había puesto cerca de 5 ropas distintas antes de salir de casa, allí frente al espejo, había determinado vestirme de blanco, aunque me encantaba el negro, con un traje de chaqueta bien corto, y una medias blancas transparentes que dejaban desear la carne... yo quería provocarlo, de una vez, una sola vez, de una vez y rotundamente en un día lograr hacerlo mio.

Como cualqueir mujer de mundo, como cualquier mujer sin sentido, sin cordura, o como cualquier mujer de siglos pasados perdida en un bosque y encontrada por un guerrero, furioso, rabioso, que la hiciera suya, no encontraba la forma en este siglo, con aquellas palabras de cordura, con la lógica de lo desconocido, de no ser una mujer que estaba acostumbrada a regalarse, no encontraba como podía lograr esa conquista, cómo podía llegar a esa cama, con él, en sólo un día... y fue la tarea más difícil de mi vida en el campo del amor.

-De qué parte de Cuba eres?
-Yo? De la Habana, pero no del 7mo piso - y se rió maravillosamente de nuevo.

-Del 7mo piso, y qué quiere decir eso?
-Bueno es que en la Habana es la capital de Cuba, y todos los cubanos que están acá quieren ser de allá. Bueno chica es como un chiste, entiendes?
Yo también reí. Lo miré fijo, con mis ojos de gata mala, ansiosa, salvaje. Le alarge el sobre en mi mano .

Leandro acerco su mano y sin saber cómo y sin poder recordarlo a pesar de que me esfuerzo, como si mi mente hubiese quedado por instante en blanco dando sólo paso a las sensaciones, él tomó mis manos..., la electricidad me recorría cada fibra, tuve que cerrar los ojos algo avergonzada, no sé cómo, realmente no lo sé, algo superiaor y sin explicaciones nos llevo a ese instante.

Allí estábamos los dos, unidos en miles de besos, desenfrenados, con una pasión incalculable, como si toda nuestra potencia y caudal de deseos hubieran estado esperando por años miles este momento.

Fuerte, eras sus manos... y fuertes y divino era sentir su deseo, esa forma tan de él de agarrarme el pelo...

continuará final del escrito # 3.

8 comentarios:

Lucía dijo...

Ufff, Jayja, este continuará es una espera agotadora, por saber.
Me quedo ansiosa de seguir leyendo esta historia.
Un beso.

Belkis dijo...

Continua muy buena la historia, ojalá que no se prolongue la espera. Un abraz. Feliz semana

Jayja para tí... dijo...

chismositas.....amorosas....

Angus dijo...

Muy, muy buena historia... le deja a uno con ganas de seguirte leyendo. Un saludo.

José Antonio de la Vega Torres dijo...

Hola, Jannet. Agradezco mucho en verdad tus comentarios y me apena no publicar con la frecuencia que quizá debería, pero eso de editar una "revista" formada por varios blogs, más atender la vida diaria no es sencillo. Eso sin contar los otros proyectos literarios que hoy rebosan mi escritorio y para los que debo reorganizarme para sacarlos adelante. Es claro que el duelo que conoces en ocasiones es un freno y en otras un acicate. Cada una de tus palabras, tanto en tus posts como las de tus alentadores comentarios alimentan y justifican mis pretenciones actuales. Ese amor que tanto llama tu atención está germinando en más de una muestra de palabras, poemas, cuentos, novelas. Estoy renaciendo, poco a poco. Gracias por leerme y releerme. Mi promesa de continuidad es definitiva. Soy lento, pero seguro.
Y respecto a "Un hombre demasiado sexy" opino como los demás, pero no puedo exigir cuando yo mismo dejo en suspenso a más de uno en más de un espacio.
Un abrazo desde México.

azpeitia dijo...

Cuantos rincones desconocidos para el hombre guarda el corazón de una mujer...enhorabuena por tu blog

Gaspar Lamorise dijo...

=(

cariño...
no encontré lo que me dices:

Somos el mundo.
igual te mando besos

pd. me encantan tus ojos.

Lamorise.-

Marian dijo...

Hola Jaija, si te gusta mi blog, podemos seguirnos.¡Enhorabuena por todos tu blost!
Un abrazo.